Sara, la hija pequeña de Oliver y Julia, desaparece. Los días pasan sin noticias de la niña, hasta que una mañana la familia recibe una carta de alguien que dice tener retenida a Sara y que sólo quiere una cosa: ir a hablar con ellos esa misma noche.
 
Josué Ramos se encarga de prácticamente todo en esta película, en la que firma la dirección, el guión, la fotografía, el montaje y el sonido. El director nos contó en el coloquio que la película se rodó en Madrid en tan solo 10 días con un presupuesto de 15.000 euros y, que con la finalidad de conseguir un mayor realismo, se llevó a cabo en orden cronológico y sin que los actores supieran lo que iba a ocurrir: el director creó un guion personalizado para cada miembro del reparto sólo con la información necesaria para la siguiente escena, de modo que desconocían lo que debían hacer los demás o lo que pasaría después. 
 
La culpa, la redención y el castigo son los temas centrales del film, que salen a la luz junto con los oscuros secretos de una familia que esconde mucho más de lo que aparenta.
Apoyada en el gran trabajo de los actores Pedro Casablanc, Elisabet Gelabert y Ramiro Blas, el film mantiene un ritmo constante que atrapa al espectador de principio a fin.
La película ha participado en numerosos festivales y ha ganado hasta ahora 30 premios internacionales.
video: