Desde la Junta Directiva, queremos transmitir a nuestros socios un mensaje de apoyo y tranquilidad ante la (grave) situación planteada.
Muchos de nuestros socios, familiares, conocidos, estamos sufriendo las calamidades de este gravísimo momento y lo más importante es salir de esta. Por eso deseamos trasladar nuestras condolencias y ánimo a toda nuestra pequeña comunidad.
En relación con nuestros cines, os queremos poner al corriente de cuál es la situación. Lo que nos preocupa, más que la coyuntura actual, de la que afortunadamente saldremos antes o después, es la nada halagüeña que se vislumbra para el sector, es decir, lo que va a pasar desde el primer día en que la situación de normalidad se restablezca.
Unos índices de audiencia anormalmente bajos debido a que, si volvemos a abrir los cines en verano, ya de por sí, meses de audiencia baja, la gente va a preferir pasear, visitar, cenar con amigos más que encerrarse en una sala a ver cine del cual deberá tener una cierta saturación al llevar más de un mes acuartelados en nuestros domicilios viendo televisión, series, cine…
Todo lo que se comenta acerca del enorme esfuerzo que va a costar a nuestro sistema económico en general volverse a poner en marcha y alcanzar un nivel equivalente a antes del parón, en nuestro caso es una verdad que atemoriza. Es más, nuestro proyecto se va a ver afectado por la coyuntura económica, por el bolsillo de nuestra gente. Se dice que somos un ocio barato de entre el resto de posibilidades, pero en mayor o menor medida, dependemos del nivel de renta disponible del consumidor, y este, ya sean trabajadores y/o autónomos es claro y ya patente que sale perjudicada de toda esta situación. Nuestro cine, como miles de empresas, ha promovido un ERTE para su plantilla de trabajadores, situación laboral que se verá restablecida una vez que llegue el permiso para la reapertura.
Al mismo tiempo el Cine vive de la novedad de la producción artística, que sale muy mal parada, con rodajes y producciones canceladas con evidentes pérdidas para productoras y distribuidoras durante este periodo. Todo ello va a influir en el producto final que llegue a nuestras salas durante estos próximos meses.
Ante este escenario nada alentador, queremos comunicaros que nosotros particularmente sabemos de retos, pues se nos han planteado algunos, por no decir muchos, en estos siete años, empezando por el mayor que fue nuestro nacimiento con la reapertura de un cine cerrado, proyecto quijotesco donde los haya. La negociación y renovaciones del arrendamiento del local que ocupamos, realizar la reconversión de equipos de proyección a digital, pasar la inspección (OCA) eléctrica el año pasado sin dificultades insalvables pese a no contar con precedentes en los últimos 20 años, entre otros, han sido algunos escollos, importante sí, pero perfectamente salvables gracias al apoyo económico de nuestros socios que han logrado con sus aportaciones durante todos estos años un colchón económico suficiente para salvar todos los retos planteados. Y gracias al constante crecimiento del resto de público asistente, que ha consolidado nuestro cine como una alternativa perfecta e, incluso en los últimos años, mejor que nuestra competencia local.
Por tanto, confiamos ciegamente en que este reto que nos ha tocado vivir lo vamos a salvar como los anteriores porque no estamos solos, sino que formamos todos nosotros una comunidad de interés cultural dispuesta a vivir otro final feliz valga el símil cinematográfico. Para ello contamos con vuestras propuestas, ideas y sugerencias, las de los verdaderos “dueños” de este proyecto.
Ojalá muy pronto os podamos enviar nuevamente la cartelera semanal y podamos juntos vivir otro evento con un director invitado, que será más o menos conocido, pero seguramente lo disfrutaremos como el que más.

Gabriel Rodríguez Juárez - Presidente de la Asociación