Desde la Junta Directiva se ha decidido tratar al cine clásico como se merece y hemos creído que la mejor forma de hacerlo es mediante la realización de un cinefórum.

Por ello, iniciamos esta andadura el viernes 26 de febrero con la proyección del clásico de Hitchcock, “Encadenados” (1946). Es una magnífica película de amor y suspense, en la que Cary Grant e Ingrid Bergman están en la cumbre de sus carreras.

Para la presentación y posterior coloquio contamos con la presencia de Mª Eugenia Guzmán, cinéfila y crítica especializada en cine clásico, y Javier López Otaola, miembro de la Junta Directiva de Cines Zoco.

Antes de la proyección Mª Eugenia nos hizo una breve exposición de las claves del cine de Hitchcock (“Mac Guffin” incluido) y nos dio indicaciones de pequeños detalles que nos íbamos a encontrar en la película en los que se ve claramente como las ponía en práctica.

Tras la proyección se inició un vivo debate entre Mª Eugenia y Javier sobre cómo aborda el director el tempo en las secuencias de suspense, en especial la de la fiesta en casa de Alex, en la que va in crescendo hasta que el momento en el que éste acaba descubriendo abrazados a Alicia y Devlin. Todo ello habiendo pasado por las escenas de la llave, las botellas de champán que se van acabando, los celos de Alex, etc. También analizaron detalladamente cómo maneja la cámara en la secuencia final en la que Devlin socorre a Alicia y baja las incontables escaleras hasta la salida, alternando los planos cortos entre los diferentes personajes para reflejar mejor su estado emocional.

Destacaron las magníficas interpretaciones de Cary Grant (Devlin) e Ingrid Bergman (Alicia), así como de Claude Rains (Alex) y Leopoldine Konstantin (madre de Alex). Cary Grant, en un papel de hombre frio que se debate entre el amor a Alicia y su desconfianza hacia ella, y sus obligaciones profesionales; Ingrid Bergman, poniendo en peligro su vida con el fin de intentar redimir su pasado, pero enfrentada a las complejas emociones de dos hombres enamorados de ella; Claude Rains, como un pronazi cegado por su amor a Alicia; Leopoldine Konstantin, como la madre controladora que no se fía de nadie.

Destacaron la ambigüedad moral de la historia en la que los personajes transitan entre diferentes estados emocionales a medida que avanza la película. Llega un momento en el que al personaje de Alex se le coge cariño por la forma de tratar a Alicia y, por el contrario, al de Devlin se le recrimina haber permitido que ella realice la misión peligrosa a pesar de que está enamorado.

También se detuvieron en desgranar algunas escenas claves, destacando la elegancia del estilo visual de Hitchcock, la brillantez del guion de Ben Hecht, el excelente manejo de los primeros planos y la magnífica fotografía en blanco y negro.

Contaron una anécdota muy emotiva sobre la llave “única”, protagonista estelar del film. Cuando en 1979 se le rindió un homenaje a Hitchcock en el American Film Institute, Ingrid Bergman junto con François Truffaut fueron los maestros de ceremonias, y ella, saltándose el guion, se acercó a la mesa del director y le entregó un sobre con la llave. Una llave que Cary Grant se quedó tras la filmación de “Encadenados” y que posteriormente entregó a Ingrid Bergman en 1957 al finalizar un rodaje que compartieron, en un momento difícil para ella al estar separándose de Roberto Rossellini.

El público se divirtió mucho con las innumerables anécdotas que contaron y agradeció mucho esta nueva iniciativa, animando a que se repita en el futuro.