El sábado 13 de febrero continuamos con el Ciclo de los Premios Goya con una sesión muy especial en la que contamos con la presencia de dos directores: Carlos Gómez-Mira, director de VUELA, nominado a mejor cortometraje de animación y David Pérez Sañudo que volvió a visitarnos, ya había estado en el Zoco el 22 de octubre pasado, y esta vez lo hizo tras las cinco nominaciones de su película ANE: Mejor película, dirección novel, guión adaptado, actriz protagonista y actriz revelación.

Al comenzar el evento nuestro programador Jaime Martínez presentó a Carlos Gómez-Mira, quien nos había escrito unos días antes ofreciendo proyectar su corto en nuestros Cines en un entrañable correo donde decía: “Soy el director del cortometraje de animación nominado al Goya “Vuela”. Les escribo porque soy Majariego de toda la vida. Desde que era niño los cines el Zoco fueron mi lugar de encuentro con el cine. He visto que tienen una programación especial dedicada a los nominados a los Goya de este año. Si están interesados les cedo el cortometraje para proyectarlo, y si consiguen algo de recaudación, que sea para ustedes, para poder seguir manteniendo estos cines que tantas horas de felicidad me hicieron pasar de niño. Nada me haría más ilusión que ver mi pequeña película en estos grandes cines, que sin lugar a dudas, marcaron mi infancia y ayudaron en parte a convertirme en el cineasta que soy hoy en día”.

El público le obsequió con un gran aplauso y a continuación se proyectó el cortometraje que es la historia de dos pájaros, uno con un ala rota que no puede volar y un tierno pollito con ganas de jugar y de cómo la ayuda mutua les permite salir adelante durante un duro y largo invierno hasta que un día un trágico acontecimiento pone a ambos frente a una prueba de fuego.

Vuela es un corto sobre la amistad, la diversidad funcional y, sobre todo, el espíritu de superación, donde los autores han querido mostrar su lado más social. Es el segundo cortometraje dirigido por Carlos Gómez-Mira Sagrado, sin contar la multitud de proyectos de encargo realizados con su estudio Thinkwild Studio. Es una obra con una factura excelente y una atractiva estética, y cuenta con la dirección de arte de Paula Checa y la fotografía de Carlos Gómez-Mira, y la animación de Borja Gómez-Orellana.

Después del cortometraje se proyectó la película ANE qué arrastrada por la fuerza de sus dos intérpretes principales, es un relato áspero sobre cómo la lucha medioambiental, con aspecto de kale borroka, se interponen entre una madre separada y su hija de 17 años, enrolada en los últimos coletazos de la lucha callejera. La película se sitúa en Vitoria en el año 2009, donde la madre, una superviviente que trabaja como vigilante de seguridad en las obras del tren de alta velocidad y vive sola con una hija que un día desaparece, destapando una vida paralela entre las filas de los jóvenes simpatizantes de ETA. Y donde la madre se va dando cuenta que ha estado viviendo con una desconocida.
ANE habla de las ausencias, de la falta de comunicación y sus miedos. El miedo de la madre a que la hija repita sus errores. La desaparición de la hija y la investigación de la madre, le hace a esta reflexionar, mirarse hacia dentro y ver su debilidad.

Después de la proyección el público participó activamente en el coloquio y comenzó con la intervención de una espectadora que mostró su sorpresa por la ausencia de ETA en la cinta, solo se la nombra una vez, lo que le había extrañado al desarrollarse la película en 2009, año en el que ETA todavía cometía asesinatos. A continuación, otra participante manifestó que le chirriaba que nadie en la película defendiera la construcción del Tren de Alta Velocidad.

El director agradeció las críticas y dijo que le servían de aprendizaje, y explicó que han querido enfocar la película dejando al margen “el conflicto vasco” y situando el problema en algo más parecido a un conflicto vecinal como el ocurrido en otras ciudades españolas. Y cree que ahí radica uno de los aspectos más relevantes de la historia, tratando la realidad social del País Vasco sin hablar explícitamente de ella, o sin convertirla en el centro de todas las cosas. Lo que está presente, en palabras y en imágenes, tanto los posicionamientos políticos como las fracturas familiares, pero que no es el tema principal de la película.
En las siguientes intervenciones los espectadores valoraron la fuerza de la historia, las interpretaciones de todos los actores y en particular de la protagonista Patricia López Arnaiz, a la que elogiaron repetidamente, en el retrato de esa madre perdida a la búsqueda de una hija aún más perdida. También destacaron el guión, escrito por el director en colaboración con Marina Parés, y de cómo aciertan a contar una desaparición, pero desde un punto de vista íntimo. Y finalmente ensalzaron el extraordinario ritmo de la película y la admirable puesta en escena.

El director destacó todas las interpretaciones y valoró especialmente la del padre de ANE, el actor Mikel Losada, que hace posible con su generosidad que destaquen aún más las dos actrices principales, así como la colaboración en papeles secundarios de actores como Luis Callejo o Fernando Albizu.
La película ha sido recibida con muy buenas críticas y ya se ha alzado con varios Premios, como en el Festival de San Sebastián – Premio al Cine Vasco - o en el Festival de la Habana. También su protagonista, Patricia López Arnaiz, ha obtenido el Premio Forqué a la mejor actriz. Ahora están ilusionados esperando la celebración de los Premios Goya, pero se muestran encantados con que una producción pequeña como la suya esté teniendo tanto reconocimiento y tan buena respuesta por parte del público.
Al terminar el coloquio le deseamos suerte a los dos directores en la Gala de los Premios Goya y les invitamos a volver con nuevos proyectos a nuestros Cines.

Os dejamos un vídeo con un fragmento de la intervención del director de ANE en el coloquio: 

video: 
Tipo de Invitado: 
Director