Esta semana tuvimos el honor de recibir en Directores en el Zoco al veterano director José Luis García Sánchez. Estuvo acompañado por nuestro programador Jaime Gona, que ejerció de presentador en el coloquio.

El director ya nos había visitado en noviembre de 2013, para apoyar la reapertura de nuestros cines, en un pase organizado en la Biblioteca Francisco Umbral de Majadahonda, en el que se proyectó la última película que ha rodado: Los muertos no se tocan, nene.

José Luis ha participado en más de 30 películas y ha sido además de director, guionista, productor y en alguna ocasión actor. Licenciado en derecho y sociología, acabó en la Escuela de Cine aprendiendo el oficio más hermoso del mundo, teniendo de maestros, entre otros, a Basilio Martín Patiño y Carlos Saura. Con una de sus primeras películas, Las Truchas, se llevó el León de Oro en el Festival de Berlín. Su nombre va unido al de Rafael Azcona y los Trueba, con los que ha trabajado en decenas de guiones, algunos convertidos en películas y otros que se quedaron en el cajón. Actualmente está retirado y se limita a aconsejar y a dar ideas a directores y productores más jóvenes. En su larga trayectoria cinematográfica García Sánchez ha hecho comedias negras (Las truchas), sainetes (El vuelo de la paloma), musicales (La corte de Faraón), documentales (Dolores), crónicas políticas (La noche más larga), adaptaciones literarias (Tranvía a la Malvarrosa) incluso en varias ocasiones de Valle Inclán (Tirano Banderas, Divinas palabras), destacando en este aspecto sus tres Esperpentos. Y también ha escrito cuentos para niños y ha dirigido teatro, destacando la adaptación de El beso de la mujer araña de Manuel Puig.

Antes de recibir al director proyectamos El vuelo de la paloma, una Madame Bovary de barrio, como el mismo la definió. Treinta años después de su estreno, la cinta ha regresado a los cines con una copia restaurada. Contó con guion del propio García Sánchez y de Rafael Azcona y fue estrenada en febrero de 1989.

En la película, una ama de casa, Paloma, interpretada por Ana Belén, hastiada de una vida dedicada a su marido holgazán (José Sacristán), sus cuatro hijas, y harta de esquivar a un pescadero enamorado platónicamente de ella. Ve una rendija de escape a su existencia sin ilusiones cuando en la plaza delante de su casa se instala un rodaje, con el galán venido a menos Luis Doncel, interpretado por Juan Luis Galiardo.

La cinta tuvo una buena acogida en el Festival de Berlín, aunque los espectadores no se reían tanto como en España, para después lograr cinco nominaciones a los Premios Goya.

El director en el coloquio recordó los avatares del rodaje que se desarrolló en la Plaza del Conde de Barajas de Madrid, al lado de la Plaza Mayor y que, como dato curioso, coincidió con la primera huelga general contra el gobierno del PSOE en diciembre de 1988, y lo aprovecharon sacándolo en la película.

También animó a los espectadores a apoyar el cine y ayudar a los productores de películas. Para él el cine ha sido siempre un negocio complicado, porque la producción de películas no ha tenido nunca prestigio en España. Y valoro por encima de todo que el cine le ha hecho tener grandes amigos como Rafael Azcona, Fernando Fernán Gómez, Juan Luis Galiardo o tantos otros con los que ha disfrutado durante su larga carrera cinematográfica.

Para terminar su amena charla valoró a los espectadores que acuden al cine, ya que para él ser libre es elegir salir a la calle para ir al cine y no quedarse en casa esperando a ver que ponen en la televisión.

Nuestro público agradeció con un largo aplauso la asistencia del director a los Cines Zoco y su apoyo a nuestro proyecto

video: