El jueves 28 de marzo, nos visitó en Directores en el Zoco la periodista Georgina Cisquella, directora del documental Hotel Explotación: Las Kellys. Después de la proyección, Georgina mantuvo un apasionado diálogo con el público.   

El documental nos habla sobre las más de doscientas mil mujeres que trabajan como camareras de piso en España, que son tan fundamentales como invisibles en el sector de la hostelería. Hace dos años, en octubre de 2016, las Kellys (las que limpian los hoteles) decidieron organizarse para reclamar sus derechos. Han sido víctimas de la externalización y muchas de ellas se han quedado fuera de las plantillas de los hoteles, sin derechos y expuestas al despido cuando están de baja.

Las Kellys son unas mujeres que tras limpiar más de 20 habitaciones de hotel se reunían una vez por semana en un pequeño local de Sants, y que al mismo tiempo conectaban con otras camareras de piso en diversas ciudades españolas a través de Facebook. Así comenzaron a compartir sus problemas hasta llegar a crear una asociación. Hotel Explotación: Las Kellys quiere poner sobre la mesa su situación laboral y personal, la precariedad en la que viven y las condiciones con las que trabajan.

Ese recorrido desde la invisibilidad individual a la lucha colectiva es el que dibuja plano a plano la directora en este documental. La cineasta, que ya ha participado en otras reivindicaciones laborales como El efecto Iguazú (2003) y Coca-cola en lucha (2016), presenta el recorrido durante dos años de algunas de las protagonistas de la Asociación Las Kellys, que se reparte por casi todo el país. Georgina comenzó a reunirse con ellas en Barcelona para recopilar información y empezó a grabarlas, sin saber si su proyecto quedaría en un corto o acabaría en un cajón. Después de dos años y una campaña de crowdfunding consiguió convertirlo en un documental. Realizado con medios muy artesanales y aportando incluso imágenes grabados con los móviles de las propias camareras. Siendo su objetivo dar visibilidad a miles de mujeres y poner el foco en la precariedad que sufren estas mujeres en su trabajo diario.
 
En el documental, van apareciendo Kellys de Madrid, de Barcelona, de Lanzarote, de Benidorm y de otros lugares turísticos, y todas exponen problemas comunes y denuncian las prácticas abusivas en el sector.  Desde distintos suelos, se organizan y se defienden a sí mismas ante la falta de atención de los sindicatos mayoritarios, según denuncian las trabajadoras y con los que son muy críticas. El vínculo entre ellas crece al mismo tiempo que disminuye su miedo y crean las asociaciones de Kellys en distintos puntos geográficos. Luchan por un Estatuto de los Trabajadores que las proteja y reivindican la prohibición de las externalizaciones de sus tareas, que consideran parte de la actividad principal de los hoteles.

Sus voces no solo se quedan en las puertas de los hoteles, también llegan al Congreso de los Diputados y al Parlamento Europeo. Un grupo de Kellys aterriza en Bruselas para exponer en la Eurocámara la situación de las camareras de piso en España y  los representantes de la institución europea escuchan en silencio el discurso desalentador de la portavoz de las Kellys.

"El grupo visible de las camareras de piso es bastante reducido porque la mayoría tienen miedo a ser despedidas", nos contó la directora. Un año después, las Kellys de Alicante, Asturias, Barcelona, Benidorm, Fuerteventura, Gran Canaria, Lanzarote, Mallorca y Madrid han contado su historia sin miedo. "Llevamos casi dos años de lucha y esto solo es el principio".

Al finalizar el coloquio, la periodista y directora nos dejó el mensaje tan estimulante que podéis ver en este artículo.

video: