El pasado viernes 18 estrenamos en Cines Zoco El asesino de los caprichos con la presencia de su director Gerardo Herrero. En el coloquio le acompañó la productora Mariela Besuievsky (Tornasol Films). Esta es la tercera visita que hace el director a nuestros Cines, después de venir como director con La playa de los ahogados y como productor con El Cuento de las Comadrejas.

En la película dos policías van tras la pista de un misterioso asesino en serie que escoge a sus víctimas entre la clase pudiente de Madrid y reproduce con sus cadáveres las escenas de los Caprichos de Goya.

Las protagonistas son dos mujeres policías bien distintas: una veterana y curtida en mil batallas con alergia a la familia, al amor y a las convenciones sociales; la otra, novata como investigadora y ejerciendo de buena madre y esposa. En esta ocasión, la pareja de mujeres policías reproducen la personalidad habitualmente interpretada por hombres: una es dura, resolutiva, torturada y la otra novata, concienzuda y familiar.

La película es un thriller dramático que se sigue con intriga e interés, con un buen ritmo donde destaca la pareja protagonista, Maribel Verdú y Aura Garrido, que entienden la fórmula interna de sus personajes y los desarrollan con mucha convicción.  

El director logra mantener el pulso y consigue entretener y mantener el interés del espectador a través de una puesta en escena que nos introduce en la Madrid más elitista, nos pasea por el barrio de Salamanca y nos acerca al negocio del tráfico de obras de arte. 

El proyecto nació de un guion de Ángela Armero, donde estaba el germen de la historia: los asesinatos de Goya, que iba a ser el título inicial, pero más tarde lo cambiaron por El asesino de los caprichos. Y se ha realizado con base histórica y en colaboración con la Calcografía Nacional, donde se encuentra la última edición de los Caprichos de Goya.
 
Durante el coloquio con el público Gerardo Herrero habló sobre la preparación del rodaje con las actrices Maribel Verdú y Aura Garrido, con ellas tuvo la oportunidad de preparar sus papeles durante dos semanas, tiempo de trabajo de mesa, de leer y de repasar el guion, probando cosas distintas, y teniendo tiempo suficiente para saber por dónde tenían que ir los personajes. En cuanto a los actores, eligió a los actores del cine español que le valían para los papeles, y tuvo la suerte que Roberto Álamo, Gines García Millán y Daniel Graoquisieron hacer la película. Con ellos también pudo trabajar con algo de tiempo, pero básicamente su trabajo previo fue preparar los papeles de las dos actrices principales. 

Para él lo más importante al hacer esta película ha sido, en primer lugar, crear buenos personajes (basado en unas buenas interpretaciones de los actrices y de los actores), en segundo lugar, ha querido hacer una cinta entretenida, en la que el público no se aburra, y por último ha querido reflejar a una parte de la sociedad contemporánea (a través del mundo del arte) y el comportamiento del ser humano, que es muy parecido ahora y en la época en que Goya realizó los Caprichos. Lo que refleja, según él, que Goya fue un adelantado a su tiempo.   

El director nos dejó el siguiente mensaje al finalizar el coloquio: 

video: