El 3 de diciembre, tras cinco semanas sin eventos por el confinamiento de Majadahonda, volvieron los Directores en el Zoco con la presencia de Richard Zubelzu, director del documental Desmontando armarios, que vino acompañado por la guionista Magda Calabrese y por uno de los protagonistas: Víctor Javier Cavia.  
El documental habla de la historia del activismo LGTBI en Cantabria, de lo que se ha conseguido y de lo que aún queda por conseguir, entrevistando a simpatizantes, pioneros y rostros del activismo cántabro. La diversidad sexual es una realidad no siempre presente, aceptada y reconocida socialmente y en una Comunidad como Cantabria las diferencias con respecto a otras de mayor tamaño como Madrid y Barcelona por supuesto han sido evidentes.

Poco a poco el movimiento LGTBI ha superado obstáculos y en estos 25 años ha conseguido muchos avances positivos para que la sociedad cántabra esté más concienciada y que desde los distintos ámbitos: laboral, de salud, político y educativo, entre otros, se estén llevando a cabo actuaciones para lograr una plena igualdad, sin discriminación y basándose en el respeto a las distintas identidades y orientaciones sexuales. Pero… no siempre fue así.

Entre las personas que intervienen en el documental se encuentran voces históricas como las de Víctor Javier Cavia, Kiara Brambilla, Regino Mateo, Rosmari Alonso, Eduardo Zamanillo, Charlie Montenegro, Lucila Vázquez, Nuria Gómez, o los periodistas Óscar Allende, director de El Faradio, y Javier Fernández Rubio, de Eldiario.es en Cantabria, que analizan la evolución histórica y el tratamiento mediático.

Como contaron Richard Zubelzu y Magda Calabrese en el coloquio: “El colectivo LGTBI con mayor o menor visibilidad ha existido siempre. En una sociedad educada desde tiempos inmemorables en unos comportamientos sexuales cerrados, ocultos y políticamente correctos la relación socio-afectiva sexual no debía merecer una atención especial por lo que la integración natural y la asimilación de un colectivo como es el LGTBI en algunos casos ha necesitado de largos procesos que pueden durar años ya que la mentalidad de algunos sujetos es aún arcaica. Sin duda, en Cantabria se ha avanzado en derechos y libertades, pero aún queda mucho por conseguir y, por ello, hemos querido analizar desde la perspectiva íntima y subjetiva de los entrevistados/as la conquista de los derechos de ese colectivo, perseguido durante siglos invitando al espectador, como siempre hacemos en nuestros trabajos, a debatir y sacar sus propias conclusiones”.

Por su parte Víctor Javier Cavia manifestó: “El documental cuenta la historia del nacimiento LGTB en Cantabria, pero sobre todo recoge las experiencias personales de los que hicieron posible el movimiento. Relatos cargados de humanidad y sentimiento, de pelea y de recorrido. El documental es historia, pero también el prólogo de lo que el colectivo debe seguir haciendo y es un catálogo sensible, humano y muy acertado de sentimientos, pasiones, frustraciones y éxitos. Es una obra acertada y necesaria”.
Con las preguntas de los asistentes se fueron manifestando en el coloquio las diferencias entre la lucha de los años 70 y 80 (mayor protagonismo del activismo) y la respuesta de los jóvenes actuales (mucho más lúdica y festiva).

También se señaló la diferencia entre el movimiento LGTBI en Cantabria o cualquier ciudad pequeña o pueblo y en las grandes ciudades, principalmente Madrid. Y como muchos jóvenes se veían obligados a salir de sus ciudades e ir a Madrid o a ciudades más grandes para poder salir del armario, gracias al anonimato de la gran ciudad.
Al final del coloquio les deseamos mucho éxito a los invitados con su documental.

 

Tipo de Invitado: 
Director