No es el ascensor el sitio más adecuado para que lo imprevisible rompa la rutina de la mañana (ir sacando las llaves de casa o mirar la correspondencia del buzón hasta que la campanita anuncie la llegada a nuestra planta, es todo lo más que en ese diminuto mundo...