CINE CLÁSICO. Crónica de «Solo ante el peligro» (1952) de Fred Zinnemann

May 12, 2021

El pasado viernes 23 de abril proyectamos un título emblemático del western, “Solo ante el peligro” (1952), del director austriaco Fred Zinnemann. La película obtuvo siete nominaciones a los Oscar, incluidas película, dirección y guion, y logró los de actor, montaje, banda sonora y canción.

Para la presentación y posterior coloquio contamos con la presencia de Mª Eugenia Guzmán, cinéfila y crítica especializada en cine clásico, y Javier López Otaola, miembro de la Junta Directiva de Cines Zoco.

Antes de la proyección Mª Eugenia nos comentó cómo esta película tuvo una gran importancia histórica, por una parte, al romper con el modelo clásico del western (pioneros, héroes, paisajes monumentales, cargas de la caballería, etc.) y, por otra, al reflejar su guion la irracional “caza de brujas” llevada a cabo por el senador McCarthy a los sospechosos de comunistas.

Tras la proyección Javier nos hizo una extensa exposición de lo que supuso la “caza de brujas”, desde el año 1947 hasta su cenit en 1952, que supuso que numerosos guionistas y directores huyesen del EEUU (Charlie Chaplin, Jules Dassin, Joseph Losey, Dalton Trumbo, etc.). Uno de los perseguidos fue precisamente Carl Foreman, el guionista de nuestra película, quien quiso reflejar como se sentía personalmente, precisamente, solo ante el peligro y abandonado por sus amigos. Así, los forajidos representan a McCarthy y sus acólitos, el sheriff Kane (Gary Cooper) encarna a aquellos citados como testigos ante el Comité que no delataron a nadie y el pueblo de cobardes retrata a un Hollywood cuyos grandes estudios incluyeron en listas negras a quienes consideraron relacionados con el comunismo, frustrando así sus carreras.

Seguidamente se inició un animado debate entre Mª Eugenia y Javier en el que comentaron el hecho insólito de que un director de origen austríaco rompiera con la tradición del western, el género cinematográfico más genuinamente norteamericano. Los creadores clásicos como John Ford o Howard Hawks nos ofrecieron la belleza del Mito del Oeste a través de las hazañas de héroes que desconocían el miedo y que, cabalgando por impresionantes parajes a lomos de indómitos corceles, protegían a los más débiles de indios y forajidos. Zinnemann demostró mucho coraje cuando decidió saltarse varias de las reglas no escritas que encorsetaban el género. En “Sólo ante el peligro”, el protagonista es un hombre asustado que se fuerza a superar su miedo a la muerte, los habitantes no son una admirable comunidad de pioneros sino un colectivo insolidario y no nos deslumbran paisajes monumentales, sino que nos sofoca un sol abrasador que se cierne sobre un pueblo reseco y polvoriento.

Una curiosidad de la película es que la trama prácticamente transcurre en tiempo real, entre pasadas las diez y el mediodía, siendo los relojes, que nos recuerdan el inexorable paso del tiempo, auténticos protagonistas de la historia.

Zinnemann dedicaba muchos ensayos y tiempo a preparar a los actores. A golpe de amabilidad, persuasión y claridad de ideas, les empujaba a dar lo mejor de su talento. De Gary Cooper extrajo la interpretación más matizada y humana de su larga carrera. Con movimientos milimétricos de sus facciones, el actor nos trasladaba sutilmente de una emoción a otra, estupor, decepción, desprecio, miedo, coraje, etc. El resto del reparto hizo un trabajo muy sólido, destacando la vehemencia de un joven Lloyd Bridges convincentemente devorado por los celos, la ambigüedad de Thomas Mitchell que va dejando aflorar la doblez del alcalde al que da vida y la rotunda mirada de Katy Jurado, capaz de transmitir el amargo conocimiento sobre la vida que le proporciona ser la dueña de un saloon. De Grace Kelly, podemos valorar que aportó, además de su cautivadora belleza, la dignidad que requería un personaje antipático que se acaba ganando nuestro respeto.

En el debate con el público se comentó lo actual que resulta la película ya que cuántas veces nos encontramos con personas que se desentienden ante acciones inmorales que ven a su alrededor, en tanto en cuanto no vayan con ellos.

Texto: Javier López Otaola, socio miembro de la Junta Directiva de Cines Zoco

Fotos: Ana Ferro, socia colaboradora

Cines Zoco Majadahonda

Cines Zoco Majadahonda

Somos una asociación sin ánimo de lucro que vive íntegramente de las cuotas de sus socios y la venta de entradas. Somos un grupo plural y heterogéneo, unidos por la voluntad de salvar un tipo de oferta cultural que está a punto de perderse. Únete y hazte socio.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a la Newsletter

¿Buscas algo?

¡Regala cine!

¿Aún no sabes qué regalarle a tus seres queridos?

Regala cine

Dependemos de nuestros socios

Si eres un apasionado del cine y la cultura, esta es tu asociación.

¡ÚNETE!

Más artículos

CINE CLÁSICO. Crónica de «El apartamento»

El 16 de enero de 2024 pudimos disfrutar de la película que el propio Billy Wilder consideraba su obra cumbre, “El apartamento” (1960). Una maravillosa cinta, inclasi...

Crónica de los Premios Goya 2024

PREMIOS GOYA 2024 (Valladolid, 10 de febrero de 2024)

La sociedad de la nieve ha sido la gran triunfadora de los Premios Goya 2024 al obtener 12 galardones...

Share This