El pasado jueves 30 de septiembre presentamos en nuestros cines la película dominicana Mis 500 locos (2020), dirigida por Leticia Tonos. Esta película, seleccionada en numerosos festivales internacionales de cine, representó a su país en la última edición de los Oscar y ha sido ganadora de varios premios, como mejor película (Peachtree Village International Film Festival de 2020), mejor dirección (Leticia Tonos, Premios Soberano 2020), mejor actor (Luis José Germán, Premios Soberano 2020) y mejor actriz (Jane Santos, Premios Soberano 2020). El evento nos dio la oportunidad de acercarnos a una muestra del cine dominicano de calidad que se está haciendo actualmente, y también a la figura del Dr. Antonio Zaglul, personaje protagonista de la película y autor del libro, Mis 500 locos, en la que se basa. Para ello contamos con la presencia de la directora de la película Leticia Tonos, la viuda de Zaglul y catedrática de Psicología Josefina Zaiter, su hija la psiquiatra Clara Zaglul Zaiter, y el psiquiatra dominicano discípulo de Zaglul Danilo Ubrí. 

La película, y la historia que narra, comienza con la fuga de varios locos del Hospital Psiquiátrico Padre Bellini, conocido como manicomio de Nigua, situado entonces en la localidad de San Cristóbal, en un terreno contiguo a la Hacienda María, residencia favorita del dictador Trujillo. En 1950, tras su estancia en España como estudiante de posgrado, el Dr. Antonio Zaglul recibe el encargo de dirigir este manicomio, en el que están recluidos enfermos mentales y opositores al régimen trujillista. A lo largo de los casi 10 años que trabajó en él, el psiquiatra humanizó el  manicomio y se empeñó en conocer a cada uno de los 500 locos internados en él, como los personajes del Corredor, el Venezolano, Aurora, la Muda, el Tuerto, o Pichirili. También protegió a los presos antitrujillistas de la aniquilación y la locura en cárceles de exterminio como “la 40”, y acabó siendo despedido y, finalmente, exiliándose en Puerto Rico. 

Antes de la proyección se hizo una breve presentación de la película y de su personaje protagonista, en la que se destacó la importancia profesional, intelectual y humana del Dr. Zaglul y su estrecha relación con España, primero como estudiante de Psiquiatría en la Universidad Complutense de Madrid y miembro de la primera generación del Colegio Mayor Guadalupe, y más tarde como embajador de su país, entre 1982 y 1986.

Durante el coloquio posterior, Leticia Tonos nos habló de su trabajo como directora de la película, contándonos que, en este caso, se incorporó a un proyecto en curso que le encantó, en el que se involucró haciéndolo propio, y para el que contó con un excelente equipo de producción, documentación y guión, fotografía, vestuario e interpretación. Varios de los presentes felicitaron a la directora por la elección del tema musical, el tango bolero Desencanto, interpretado en la película por Minerva Flores.

Tras la intervención de una espectadora subrayando la importancia del trasfondo histórico trujillista en los hechos narrados en la película, tanto la directora como Josefina Zaiter defendieron el carácter metafórico del manicomio de  “Mis 500 locos” como microcosmos representativo del país bajo el trujillismo. Abundando en esta idea, Zaiter recordó que el edificio en el que se asentaba el manicomio fue, en su origen,  una cárcel construida por los norteamericanos durante la primera invasión estadounidense de 1916-24, y que ese espíritu represivo se mantuvo intacto durante su utilización como psiquiátrico hasta 1959, cuando se trasladó a la capital. De hecho, entre los recluidos en él había presos políticos opuestos a la dictadura a los que Zaglul ayudó. 

Por su parte, Clara Zaglul y Danilo Ubrí destacaron la importancia de la contribución del Dr. Zaglul a la humanización de la psiquiatría dominicana impulsada en Nigua. Con respecto a “Mis 500 locos” como metáfora, ambos psiquiatras hicieron referencia a otras obras de Antonio Zaglul, como “Apuntes”, en las que éste desarrollaba sus teorías sobre la presencia cultural de rasgos como la paranoia o “el gancho”, la depresión y la baja autoestima como constantes históricas del carácter dominicano. 

Una espectadora dominicana joven agradeció a la directora la realización de películas que muestren a los jóvenes dominicanos el pasado histórico de su país y la reivindicación de personajes relevantes como Antonio Zaglul, prácticamente desconocidos para las nuevas generaciones.

Varios espectadores coincidieron en elogiar diversos aspectos de la película como la ambientación y el vestuario, la interpretación de los actores o el uso sutil de la luz en las escenas del manicomio. Leticia Tonos destacó el trabajo de sus compañeros y alabó su resultado a pesar del presupuesto limitado, aunque notable para estándares del cine dominicano, de la película. Con respecto a los actores, todos los invitados coincidieron en encomiar especialmente la interpretación de Luis José Germán del personaje de Zaglul, para el cual el actor se documentó y se preparó concienzudamente entrevistándose con numerosas personas que conocieron al doctor. En cuanto al uso gradual de la luz como trasfondo de la progresiva humanización de Nigua, Leticia Tonos  se deshizo en elogios a su director de fotografía, el mexicano Luis Enrique Carrión, de quien contó que ha sido contratado en Hollywood por lo que no podrá contar con él próximamente.

Finalmente Leticia Tonos nos habló de sus actuales proyectos, entre los cuales están en proceso de realización la miniserie de ficción Milly. La vida es una sola (biotopic sobre la cantante de merengue Milly Quezada) y el largometraje de ficción futurista La Guácara (A.K.A. Paraíso). Según nos adelantó la directora, esta película cuenta la historia, situada en el año 2147, de una bióloga que lucha, recluída en una isla caribeña,  contra la extinción de la especie humana con ayuda de un sistema de inteligencia artificial, después de que la contaminación y un virus hayan dejado estériles a los varones, reducido la población al 15%, y provocado la huída de los supervivientes a una colonia en un exoplaneta llamado K2-18b. Terminamos el evento expresando nuestro deseo de volver a encontrarnos con Leticia en nuestros cines para la presentación de esta película. 

Los invitados y organizadores damos las gracias al público, que casi llenó la sala, por su asistencia a este evento, el último sin ascensor de bajada a los cines.

 

Texto: Sagrario Ramírez Dorado. Socia de Cines Zoco Majadahonda y presentadora del Evento.

Fotos y Video: Jesús Escudero. Coordinador de Eventos en Cines Zoco Majadahonda.

Mensaje de agradecimiento de la directora:

 
video: 
Tipo de Invitado: 
Director