Un cielo impasible

Mar 9, 2023

El pasado jueves 2 de marzo, y dentro de nuestro ciclo de lujo ya reconocido por la mayoría de los productores, directores y actores de nuestro país, “Directores en el Zoco”, tuvimos la suerte de contar con la visita y posterior coloquio de David Varela, sobre su último documental “Un cielo impasible”, estrenado en noviembre de 2021.

El documental maneja tres elementos clave, la historia (centrada en Brunete, donde se libró una de las más descarnadas batallas de la guerra civil española), el testimonio (constituido por cintas grabadas de los supervivientes de aquella catástrofe, paisaje, bunkers existentes y restos de objetos y metralla encontrados), y por último, unos chicos actuales de instituto que son utilizados para el experimento, que es la base de la propuesta del Director. 

El experimento consiste en sumergir a los protagonistas en los lugares donde se libraron los combates, dejarles manejar toda la información testimonial y conocer los objetos, algunos mortíferos, que rodearon el ambiente, para posteriormente y a través de charlas entre ellos, llegar a un análisis crítico. 

En el posterior coloquio dirigido por Sandra Ruesga, actual presidenta de Docma (Asociación de cine Documental) socia fundadora de los cines Zoco y amiga y compañera en diferentes trabajos del Director, aparecieron como siempre las inquietudes que un planteamiento como el que se hace, suscita en los espectadores. 

David relató que su idea comenzó al recorrer la zona noroeste cercana a Brunete, donde vive,  y observar las huellas y cicatrices que aparecían en los diferentes lugares. Utilizando su experiencia docente, comenzó a exponer la idea a sus amigos y conocidos de la zona, para que le dieran nombres de chicos y chicas que pudieran estar interesados en el tema, y comprometerse a realizar el trabajo de investigación propuesto, que demandaba reuniones periódicas, llevando preparados y elegidos testimonios para debatir.

Naturalmente, al principio hubo varios, pero durante el proceso fueron retirándose y quedaron los cuatro protagonistas, que eran personas curiosas, interesadas por saber y que no respondían a la media del concepto actual que caracteriza a la gente de su edad.

La sorpresa al encontrarse testimonios de chicos que en aquella época tenían su edad, de personas que sufrieron en uno y otro lado, y el conocimiento del alcance destructivo del armamento, poco a poco iba suscitando situaciones que llevaban al director a replantearse el guion, ya que las reacciones de aquellos chicos lo iban modelando poco a poco. De aquí el experimento, solo posible cuando haces una producción propia, como es el caso.

A preguntas de los espectadores sobre la trascendencia de la proyección en los institutos, David explicó que para él había sido suficiente compensación observar cómo estudiantes, tras ver el documental, en el posterior debate, cuestionaban a sus profesores y reclamaban conocer la historia sin carga ideológica, y disponer de herramientas que les permitieran hacer un examen crítico neutral evitando la polarización enraizada en nuestro país.

Asimismo, se habló de que tanta imagen desde dron recorriendo la superficie de los campos y dehesas, unidas a planos de nubes acompañadas de una música especial que ocupa el principio del documental, no presagiaba lo que verdaderamente era la parte más atractiva de la película, que eran las reflexiones de los protagonistas. David recordó que hay muchas maneras de hacer cine, y una de ellas es no entregarse directamente a una historia, sino más bien hacer las sugerencias para que cada espectador descubra y se identifique con sus emociones.

Finalmente, se preguntó si no pensaba que con la gran idea que había planteado se podía empezar a mostrar la vía del no enfrentamiento y el tratar los temas de nuestra guerra con la neutralidad necesaria y sin apasionamientos. David contestó que él era pesimista, ya que, a su juicio, España es un país políticamente enfermo. 

Tras el coloquio y en la reflexión, uno se queda pensando en aquel verso de Machado “Más otra España nace………la España de la rabia y de la idea” ¿Estaremos abortando el mañana de Machado?

 

El Director

David Varela nace en Madrid en 1972. En 2010 dirige Banaras me, su primer largometraje, así como una serie de cortometrajes grabados en la India con los que recorre diferentes festivales y centros de arte internacionales. En el 2016 dirige Freedom to kill the other’s children, premio al mejor mediometraje en Alcances, Festival de Cine Documental de Cádiz.

Sus últimas obras son: Lucía en la noche (elegido como uno de los mejores cortometrajes del año 2019 por la revista Caimán. Cuadernos de cine), el cortometraje Un cierto porvenir, realizado desde el confinamiento (preestreno en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía), y el largometraje documental Un cielo impasible.

Desempeña labores de programación de cine para la Asociación de Cine Documental DOCMA, con la que ha realizado programas para instituciones como Cineteca Madrid, el MUSAC de León, el Instituto Cervantes o la Sala Berlanga, entre otros, y ha sido el Director Artístico del 3XDOC / Encuentro de Creadores en sus ediciones 2015 y 2017, donde sigue siendo codirector.

 

Texto: Guillermo Adeva Ramos, Socio de Cines Zoco Majadahonda

Fotos: Jesús Escudero, Comisión de Eventos Cines Zoco Majadahonda

 
Cines Zoco Majadahonda

Cines Zoco Majadahonda

Somos una asociación sin ánimo de lucro que vive íntegramente de las cuotas de sus socios y la venta de entradas. Somos un grupo plural y heterogéneo, unidos por la voluntad de salvar un tipo de oferta cultural que está a punto de perderse. Únete y hazte socio.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a la Newsletter

¿Buscas algo?

¡Regala cine!

¿Aún no sabes qué regalarle a tus seres queridos?

Regala cine

Dependemos de nuestros socios

Si eres un apasionado del cine y la cultura, esta es tu asociación.

¡ÚNETE!

Más artículos

CINE CLÁSICO. Crónica de «Gilda»

El 21 de junio de 2024 tuvimos la ocasión de disfrutar de la película que convirtió a Rita Hayworth en uno de los mayores mitos eróticos del celuloide, “Gilda” (1946), del director húngaro...

Share This